David: “Me motiva nadar con personas que no tienen ninguna discapacidad”

img-20161011-wa0014

Una discapacidad no te limita a no poder hacer nada. Eso es lo que este joven madrileño quiere transmitir al resto de la sociedad. Él nunca se ha visto diferente a los demás y no entiende por qué hay que separar la natación de la natación adaptada. Con el objetivo de lograr una completa integración de las personas discapacitadas en la sociedad, David crea la Asociación Pegasus y en concreto el programa Inclusive Sport, para niños con o sin discapacidades, en el que se fomenta la práctica deportiva y se potencian valores como el respeto, la solidaridad y la igualdad.

“Mis primeras brazadas las recuerdo muy, muy cansadas”. Así comenzaba David sus andaduras en el mundo acuático. Desde muy pequeño siempre había tenido contacto con el agua pero a nivel “profesional , competitivo”, este argandeño empezó a entrenar en serio hace unos cuatro años. Fue un inicio algo duro pues los primeros meses tuvo dolencias en el pecho. Se vio

img-20160930-wa0024obligado a cambiar la técnica, lo que requería una gran concentración. Aun así, supuso una gran satisfacción ya que a la vez que aprendía a nadar de nuevo, disfrutaba. El primer año se dedicó a mejorar sus capacidades físicas y técnicas para estar preparado el año siguiente para competir. ¿Su estilo favorito? La braza.

Aunque al final consiguió superar las dificultades, David, en sus inicios en el Club de Natación Arganda, tuvo algún que otro problema. “Cuando tienes una discapacidad es complicado porque no tienes el hueco para entrenar. Los del club nadaban más rápido que yo y yo tenía que nadar en la calle del público los primeros años hasta que la Directiva se dio cuenta de que había conseguido mínimas para Campeonatos de España y me empezaron a apoyar .También me metían en cursillos para niños pequeños para poder entrenar.  En Arganda tuve más problemas porque la Directiva era muy cerrada pero bueno poco a poco se fue luchando todas. Esta fue una de las cosas que me llevó a crear la asociación”, comentaba David.

Aunque logró superar esas dificultades en el club de competición argandeño, con el que compitió los primeros años, David ahora entrena en el Club Natación Malvar, que colabora también en el proyecto Inclusive Sport, y en el que se ha adaptado genial. De hecho, una de las competiciones más especiales para David ha sido en este club. “Hace poco fuimos a Valencia y nadé mi primer relevo. En Campeonatos de Madrid no puedo porque quedaríamos últimos. Luego aparte está el problema de mi categoría de natación que es S7 que me impide nadar relevos ya que es una categoría muy baja y tendría que ser buenísimo para poder nadarlo”, apuntaba el nadador madrileño.

img-20160930-wa0028

Aunque David también compite en natación adaptada donde ha cosechado grandes triunfos en Campeonatos de España, prefiere las competiciones de la “sociedad normalizada”, es decir, las competiciones territoriales de liga en las que representa al club Malvar. “No entiendo por qué separan ambos deportes porque los dos son natación. Luchamos lo mismo, nos esforzamos lo mismo y la única diferencia son los tiempos, nada más. Para ellos sí son dos mundos distintos. Es lo que opina la sociedad y es difícil cambiar eso”, se lamenta David.

Nunca ha tenido problemas a la hora de competir en las ligas territoriales. “A mí lo que me gustaba era la integración. Me gusta nadar con personas que no tienen ninguna discapacidad porque me motiva. Igual que a ellos les motiva trabajar conmigo, es algo bidireccional. Todos aprendemos de todos.” Tan solo tuvo un pequeño percance que pudo solventar con ayuda de Ricardo Salcedo, el que fue su entrenador. Cuando estaba realizando las prácticas del curso de monitor le suspendieron porque la patada de braza y mariposa no era la correcta pero se solucionó.

Justamente Ricardo Salcedo ha sido uno de los entrenadores que le ha marcado junto a Mario Mazariegos del San Blas. Ellos dos fueron los primeros que empezaron a entrenar con David y asegura que le enseñaron lo que era el deporte y crearon la base del deportista que yo soy ahora.  Uno de los mejores momentos lo co14448852_670166503159038_8284105182135116229_nmpartió con Ricardo al hacerse la primera mínima en 50 crol. La natación le ha dejado otros buenos momentos como la mínima de 100 libre con Guiomar y las de braza. Para este bracista, no hay malos momentos. Sólo hay baches típicos que tiene  cualquier nadador  como son las lesiones y la falta de motivación en algún momento.

David es afortunado pues no tuvo ningún problema en el colegio. “Mi forma de pensar ha hecho que nunca me vea diferente. Par mí lo de mis piernas era como ser rubio o moreno. Yo me reía de tener “unas piernas bailongas”. Yo me reía más que la gente que se quería meter conmigo y no se metían conmigo porque no podían. Yo utilizaba el humor de tal forma que jamás podían reírse de mí, “concluía el joven argandeño.

ASOCIACIÓN PEGASUS

img-20160930-wa0025

¿Qué te llevó a crear esta asociación?

En mi caso tuve algún problemilla pero nada grave pero en otros casos sí que he visto discriminación en personas con discapacidad que están en su asociación y de ahí no salen. Yo quería cambiar eso. Que la sociedad vea que el que tengas una discapacidad no te limita a no hacer nada. Muchos chavales discapacitados y sus familias a menudo asumen que por su discapacidad no pueden hacer algo y no, tienen los mismos derechos y pueden practicar deporte y lo que quieran. Nosotros utilizamos el deporte como herramienta pero es para todo, conseguir la integración total en la sociedad.  Hemos empezado con natación porque es lo que yo controlo pero ahora mismo estamos haciendo también tenis, pádel, estamos trabajando en abrir danza, queremos hacer de todo. Luego aparte tenemos una rama que se llama TERAPIA PARA TODOS en la que damos un servicio de fisio-neurológico a un precio más asequible para las familias. Un fisio normal te cuesta 30-40 euros una media hora. Y nosotros que tenemos que ir todos los días durante toda la vida, es imposible. El nuestro son 13 euros.

¿Qué beneficios aporta el que estos chicos se junten con otros sin discapacidades?

Ambos tienen beneficios. El discapacitado se verá apto porque muchas veces la sociedad le hace verse como no apto. También que pueden conseguir objetivos y en grupo lo que lleva también a conseguir un compañerismo, amistad saliendo de ese círculo de confort que llevan que es ir a su asociación y luego a casa y de ahí no salen. Queremos sacarles de eso, meterles en el deporte y les sirva para todo, incluso para conseguir trabajo. Para los no discapacitados también porque verán que aunque no tengan ningún problema muchas veces se ponen barreras.

¿Cuáles han sido los mayores logros de la asociación?

Hemos conseguido concienciar a nuestro pueblo y al Ayuntamiento de que era algo necesario, no solo una idea mía sino una realidad. Llevamos desde marzo y tenemos ya muchísimos asociados. Estoy trabajando con más de 30 niños al día. La rama de fisio tiene 40-50 familias y esto va creciendo. Yo ahora mismo estoy desbordado. De hecho, necesitaríamos meter más gente porque es una necesidad que está ahí. Porque se habla mucho de integración en las campañas políticas pero luego eso no existe. Incluso la gente no sabe muchas veces lo que es. Muchas veces en vez de integrar, segmentan aún más. De momento solo operamos en Arganda pero abarcamos el sureste. Viene mucha gente de Carabaña , Tielmes, incluso de Madrid centro… porque no hay nada parecido…Hay muchas asociaciones para discapacitados pero la nuestra es diferente en cuanto al punto de vista de integración total porque muchos segmentan.

¿Recibís algún tipo de ayuda económica?

No recibimos ayudas económicas como tal. Sí recibimos del Concurso de recortes que hubo en Arganda y bueno, la ayuda ofrecida por el Ayuntamiento es que nos cede las instalaciones y el apoyo que ello conlleva. Estamos trabajando con un plan de marketing para conseguir patrocinadores  pero por el momento no tenemos apoyo económico.

Este verano habéis organizado vuestro primer campamento. ¿Fue satisfactoria la experiencia?

Tuvimos solo 5 niños porque la idea era probar antes de lanzarlo a más gente otros años. El resultado fue bueno así que ya estamos trabajando para poder hacer uno el año que viene con más gente.  En verano las asociaciones cierran y las familias no tienen tantos meses para estar con sus hijos y los campamentos que ofrece Arganda no cubren sus necesidades.

¿Cuál es el objetivo que tenéis este año?

 Mantenernos  ahora que hemos abierto más ramas e ir creciendo.  A largo plazo, queremos conseguir más terapias: logopeda, musicoterapia que son terapias muy caras pero necesarias y la  gente no llega a ellas.

Aunque David emplea su tiempo libre en la asociación, cuando tiene tiempo le gusta hacer música electrónica ya que es técnico de sonido. Estos años en la asociación y dando charlas en los colegios le dejan anécdotas como la de un niño que le preguntó que qué hacía para nadar tan rápido y tener “musculazos”. Anécdotas como esta que le sacan una sonrisa, la misma sonrisa que le sirve para llevar  a cabo este proyecto adelante y provocar miles de sonrisas e ilusión en estos niños. Niños con los mismos derechos, las mismas ganas y oportunidades de dejar su granito de arena en el mundo.

David sueña grande pero es la única forma de conseguir el objetivo. Le gustaría estar en los Juegos Paralímpicos de 2020 para los que ya está trabajando. “Lo intentaré y si no se llega, pues me gustaría ir a unos Europeos. Estoy trabajando para conseguir mejorar mis tiempos y si en un futuro se trabaja en esa línea, ¿por qué no llegar a unos Paralímpicos?”. 

Ángela Serrano

(Fotografías proporcionadas por David Rodríguez)

Anuncios