Conociendo a Teresa Perales

“Lo mejor del deporte es que todo el mundo lo puede practicar, que no hay edad, no hay sexo, no hay religión, no hay nada”.
teresa_perales

Teresa Perales nació en Zaragoza en el 1975. A los 19 años, una neuropatía le despojó de su movilidad en las piernas y ella optó por la natación como deporte de escape a pesar de que no era su deporte preferido. Hasta ahora,ha conseguido 22 medallas: 6 oros, 6 platas y 10 bronces, consiguiendo acudir cuatro veces a unas Olimpiadas.
La nadadora ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos, la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo. Muy apegada a su familia, Teresa además compatibiliza sus entrenamientos con la política, el asesoramiento de empresarios, la escritura y sus conferencias. Según ella la máxima que impulsa su vida es “Querer es poder”.

Quedamos un jueves 13 de noviembre con Teresa Perales, la nadadora foto3paralímpica metamorfoseada en sirena. Nos recibe en el invernadero de Atocha con la misma sonrisa con la que después nos despide.

Pregunta. ¿Qué fue lo primero que se te pasó por la cabeza al batir tu primer récord del mundo en Pekín 2008?
Respuesta. “De verdad que funcionan estos bañadores ¿eh?”. Ahora en serio, pensé que no era suerte, sino que verdaderamente “era la que corre más”. Fue un momento muy emocionante porque además fue una súper batida de récord (ríe).
Pregunta. ¿Podrías compartir con nosotras ese momento de la final de 100 libres en Londres 2012?
Respuesta. Esa prueba es una de las que más importancia tiene de toda mi carrera deportiva. Es la prueba con la que me quedo de todas mis medallas, porque mi cuerpo iba mal – estaba muy cansada, iba con síndrome de sobreentrenamiento, era la última de toda la competición, estaba con la presión mediática de “¿Batirá a Michael Phelps?”, etc. Por la mañana me salió muy mal la prueba. Después de comer ,me recogí en la habitación y me entrené mentalmente con música y visualizaciones. Fue un cambio radical. Salí de aquella habitación diciendo “voy a ganar”. En cuanto vi a mi entrenador le dije “no se lo digas a nadie, pero voy a ganar”. Por eso esa prueba tiene tanto significado para mí.
Pregunta. Ahora que mencionas la presión mediática ¿Tú crees que la poca visibilidad en los medios se acentúa si eres deportista paralímpico y mujer?
Respuesta. Creo que mi caso ha sido más extraño. Yo lo he notado más por paralímpico que por mujer, aunque si miramos los nombres de deportistas paralímpicos en España quizá el mío es uno de los que más aparece. Las deportistas lo notamos más a la hora de conseguir las plazas para la competición, pero no tanto a la hora de conseguir presencia mediática. Ya tenemos bastante con ser paralímpicos.

788958_1

Pregunta. ¿Cómo te sientes al saber que igualas a Michael Phelps en 22 medallas olímpicas?
Respuesta. Me siento bien pero tampoco es tan especial. Lo bueno que tiene haber hecho eso es que ha tenido mayor repercusión mediática. Si me hubiera quedado con 21, a nadie le habría interesado. Es más, si llego a ganar 23, creo que tampoco. Creo que la clave es que empatáramos en 22. Por eso ahora me da opción a tener otro titular más que será que lo supero, que nos igualamos otra vez o vete tú a saber.
Pregunta. ¿Qué le dirías a Michael Phelps?
Respuesta. Nos veremos las caras (risas) “Nos veremos las caras” espero que sólo en el terreno deportivo (risas). Me gustaría conocerlo porque me gusta como compite. Tiene una técnica muy buena, es un tiarrón enorme con unos brazos y unas manos gigantes y aletas en los pies. Lo que más me gusta de él fue en Londres cuando tenía a todo el mundo en contra, cuando dejó de ganar medallas en alguna de las pruebas, todo el mundo decía que estaba derrotado, que iba a desaparecer. Él en ningún momento puso un mal gesto de cara a los medios. Al revés, miró, sonrió, lo celebró con los que habían ganado. El buen deportista sabe “no ganar”. No “perder” sino “no ganar”. Porque perder es cuando no lo intentas, cuando no te molestas en hacerlo. Es duro no ganar y no cumplir las expectativas que tenías, pero de eso no tiene culpa tu rival.
Pregunta. Aprendiste a nadar con 19 años y hoy en día aún hay muchas personas que no saben nadar cuando son mayores incluso. ¿Crees que se fomenta poco la natación?
Respuesta. Sí, creo que en general el deporte en España no se fomenta todo lo que se debería fomentar. Tendría que ser considerado una actividad básica de la vida diaria. Lo mejor del deporte es que todo el mundo lo puede practicar, que no hay edad, no hay sexo, no hay religión, no hay nada. Además, dentro de que no hay edad, una de las personas que más me llamó la atención fue una mujer canaria que aprendió a nadar a los 65, después de jubilarse y yo la conocí con 88 nadando un 400 estilos.
Pregunta. Decías en tu libro que los cambios significan oportunidades, ¿Cuál ha sido el cambio más drástico que has vivido aparte de la neuropatía?
Respuesta. La muerte de mi padre fue lo más drástico porque no tiene vuelta atrás, no hay manera de cogerlo. Es muy difícil ver algo positivo en aquello y lo único a lo que me puedo agarrar es que el no eligió no estar aquí. Pero yo sí que elijo lo que hago todos los días con mi vida. Esa enseñanza o eso recordatorio de todos los días, de poner en valor lo que hago, la oportunidad que tengo de vivir.
Pregunta.¿Qué le dirías a la gente que por problemas de salud no puede volver a ser como era antes?
Respuesta.Les diría que al principio es verdad que parece el fin del mundo. Se hacen las cosas muy incómodas porque no estamos preparados para que la vida nos cambie drásticamente y se vuelva tan difícil. Los primeros momentos son muy complejos porque la gente no te entiende, no está preparada y tú tampoco. Aun así, no es el fin del mundo. Solo se trata de aprender a hacer las cosas de un modo diferente.. De hecho, una de las técnicas que suelo utilizar es la desdramatización. Quitarle hierro al asunto porque la vida se ve mucho mejor así. Busco las partes positivas para contrarrestar las negativas: Puedo llevar taconazos veinticuatro horas seguidas – no me duelen los pies -, puedo hacer fila, veo a los padres desriñonados con los hijos y yo puedo llevar a mi hijo un montón de rato y no me canso. Cuando eres capaz de abrir la mente descubres que hay cosas estupendas, aunque las hagas de un modo diferente.
Pregunta. Como madre, ¿cuáles crees que son las mejores lecciones que puede enseñarle el deporte a tu hijo?
Respuesta. Todas, porque el deporte es una lección de vida constante, tiene tantos valores que yo creo que son muy difíciles de transmitir en otros ámbitos de la vida.

LONDON, ENGLAND - AUGUST 29: Swimmer Teresa Perales of Spain carries the flag during the Opening Ceremony of the London 2012 Paralympics at the Olympic Stadium on August 29, 2012 in London, England. (Photo by Clive Rose/Getty Images)

Pregunta. Otra cita tuya es sobre tu agradecimiento al deporte. No solo por las medallas, sino por las experiencias vividas: la gente que antes te miraba con cara de lástima ahora te pide un autógrafo. ¿Han sido más las caras de lástima al principio, o los autógrafos ahora?
Respuesta. Los autógrafos ahora, ha sido algo alucinante. Sobre todo después de Londres. Lo que no había vivido nunca es la sensación de estar con alguien y que esa persona por estar a tu lado te de un abrazo o se eche a llorar. Esa sensación me encanta, producir ese efecto me sorprende. Compensa con creces cualquier gesto de lástima de los que viví al principio. Ahora jamás pienso en lo que he perdido sino en lo que he ganado, desde luego no volvería atrás.
Pregunta. Esto que acabas de decir ahora recuerda a la entrevista que le hizo Risto Mejide a Enhamed Enhamed, cuando le preguntó al nadador si echaba de menos ver y éste respondió que no, y que no cambiaría todas las experiencias por la anterior situación que tenía.
Respuesta. A ver, ¿Yo echo de menos andar? Sí, mucho. Me encantaría ir a correr con mi hijo, me encantaría poder montar en bicicleta, me encantaría poder pasear por la playa y que me diera el agua fresquita en los pies, sería genial. Pero tampoco cambiaría mi vida, porque eso significaría volver atrás y no haber podido tener a mi hijo. Tengo la mejor excusa del mundo para poder desear como estoy, porque todo es consecuencia de las decisiones que vas tomando en el camino. Decidí no hundirme, disfrutar de la vida y pensar que lo único que no tiene solución es la muerte.
Pregunta. Para ser de Zaragoza, no se te nota nada el acento maño (risas)
Respuesta. Tengo un poquito de mezcla pero de vez en cuando lo dejo escapar. Presumo mucho de algunas palabras mañicas así como la rasmia, el orgullo aragonés.
Pregunta. ¿Rasmia?
Respuesta.Rasmia es una palabra súper bonita. Te la podría resumir como echarle un par, no; más (risas).
Pregunta. En una parte de tu libro “La fuerza de un sueño” decías que cuando ibas a una competición, al oír el pitido, todo desaparece, aprietas los dientes y…
Respuesta. Sí, y me tiro. Ahí le echo una rasmia pero vamos… (risas de las tres).

Teresa-Perales-200-estilos-4

Pregunta. ¿Y eso lo utilizas en tu vida para afrontar cualquier tipo de problema?
Respuesta. Exacto. Yo tengo varias formas de hacer las cosas. Una decisión que tomo siempre es no decir que no. Digo que sí aunque luego hay veces que me lo pienso (risas) o que me llevo las manos a la cabeza y digo: “Pero Teresa, ¿Cómo se te ocurre?”. Me he dado cuenta que a veces cuando dices que no, te pierdes cosas. Merece la pena esforzarte.
Pregunta. Cuando hablabas de romper la barrera de la vergüenza contabas que la gente crea pegatinas negativas y tú decías que lo mejor era crear pegatinas positivas. ¿Cuál es la pegatina más bonita que te han puesto?
Respuesta. “El diamante en bruto”. Creo que es una pegatina tan poderosa, que pienso que la debo todo lo que he hecho. Da igual todo lo demás, lo importante es lo que llevas dentro, y cuánto de ti estás dispuesto a mejorar cada día. Eso es lo importante de cada persona.
Pregunta. ¿Es el miedo lo que impide que los sueños se hagan realidad?
Respuesta. Bueno, el miedo se gestiona. No me he planteado nada que me provoque mucho miedo, pero las veces que lo he tenido he conseguido utilizarlo. Lo mejor del miedo es que tiene tantas repercusiones químicas en el cuerpo que se puede convertir en un trampolín, sobre todo en el deporte. La adrenalina, por ejemplo, es fundamental para las competiciones.
Pregunta. Si tuvieras que definirte en una palabra, ¿Qué palabra sería?
Respuesta. Vividora en el buen sentido (risas). Vividora, sí.
Se escuchan de fondo los avisos de salida y llegada de trenes. Por suerte, no es el tren de Teresa. A ella le quedan aún unas horas de trabajo en Madrid. Nos agradece la entrevista y nos despide entre risas, sonrisas y bellas palabras, con esa misma magia con la que cautiva a cualquiera que tenga el placer de compartir tiempo con ella, tal y como dicen todos y cada uno de sus admiradores.
Esta entrevista fue realizada por Ana Sánchez y Ángela Serrano. Dadas las exigencias del formato blog, decidimos publicar aquí solo una parte de la entrevista. Pero si queréis disfrutar de ella en su totalidad y en su formato original, la tenéis disponible aquí: Entrevista entera con Teresa Perales
Gracias Ana por este gran trabajo contigo y gracias Teresa por tu amabilidad y por hacer realidad uno de mis sueños. Y es que es como tú bien dices: “lo mejor de los sueños es que la realidad puede superarlos”.

foto6Fotos: Ángela Serrano, http://www.fundacionadecco.org, http://www.sportlife.es, http://www.bekia.es

Anuncios