Día 3 : El CNAB conquista el BRONCE en la Final Eight de Génova

Ha sido muy bonito vivir de cerca este bronce para los marineros en la Final 8 de Génova. El viernes lo dejaban claro los jugadores. “Hemos perdido con el Olympiacos pero mañana iremos a por el bronce”. Y vaya si han plantado cara al Jug de Dubrovnik en la final por el tercer puesto del podio. Nos han brindado una emocionante final dominando el partido de principio a fin.

Por la mañana he visitado Camogli con la familia italiana. Camogli es un pueblo costero de la región de Liguria que queda cerca de Recco, otro pueblo que le da el nombre al prestigioso equipo de waterpolo y a la famosa Focaccia di Recco.

Las nubes, que nos han perseguido durante estos días, no han deslucido las maravillosas vistas de las casas coloridas de Camogli y todos los rincones que tenía por descubrir. Atravesando el paseo marítimo, hemos llegado hasta el puerto antiguo y el faro.

APRENDER A GANAR, APRENDER A PERDER

En esta tarde de sábado y última jornada de la Final Eight de waterpolo, nos esperaban dos grandes finales. En la primera, CNAB y Jug de Dubrovnik se disputaban el bronce y en la segunda se enfrentaban Pro Recco y Olýmpiacos que luchaban por conseguir la Copa.

Maravilloso partido el que han jugado los marineros. Ha sido una final muy bonita digna de elogiar en la que una vez más han demostrado ser un gran equipo. En muy poco tiempo han sido capaces de superar una dura derrota en semifinales ante el Olympiacos, equipo que al final acabaría llevándose la Copa, para conseguir un bronce que sabe a oro.

Por su parte, el anfitrión Pro Recco ha sucumbido ante los griegos del Olympiacos. El objetivo de los italianos se ha visto truncado por un cuadro heleno con muchas ganas que ha arrasado con todo lo que se le ha puesto por delante en este torneo.

Una final muy intensa en la que ambos equipos han estado mano a mano brindando un gran espectáculo en la Piscina Sciorba. Con el apoyo de una gran afición al pie del cañón, Olympiacos conseguía la Copa de las Champions League trece años después.

En la ceremonia de premiación, las dos caras de la moneda. Por una parte, un Atlètic Barceloneta, orgulloso de su equipo y del camino hasta conseguir este meritorio bronce sabiendo de la dificultad de todos los rivales de la Final Eight y un Olýmpiacos que ha conseguido hacer disfrutar a toda la grada con su triunfo.

Y por otra parte, un Pro Recco desbordado por no haber conseguido su objetivo, que no ha sabido aceptar la derrota. Génova lloraba y sus lágrimas caían sobre la Sciorba transformadas en gotas de lluvia mientras tanto la grada del Recco como los jugadores seguían sin entender cómo se les había escapado ese sueño. Y es que por encima de las individualidades, hay que saber jugar en equipo. Y jugar con cabeza y corazón.

La aventura de la Final Eight de waterpolo masculino llega a su fin pero no las ganas de seguir aprendiendo de este deporte y de esta faceta tan bonita como es el periodismo deportivo. ¡Fins ara! ¡Bacallá Sec, Sec!

Ángela Serrano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s